viernes, febrero 18, 2005

De caminar por las calles a medianoche.

Una de las cosas que más me gusta hacer, es el arte del caminar. Me encanta caminar, desde pequeño que lo disfruto, aprendí a caminar a la edad de un año y dos meses, en el campo, apoyándome en los palos que conformaban el corral de las vacas de mi tío (Noldy Geissbühler), sin la ayuda de nadie. Yo no lo recuerdo, pero sé que mi madre cuándo vió esa escena casi se le caen las lágrimas, y sólo atinó a gritar a toda la parentela algo así como "¡vengan, vengan! ¡el Emito está caminando!"... desde esa vez, nunca paré de caminar, me volví un fánatico de mis piernas, ya que estas me llevaban de forma gratuita, al lugar que yo quisiera, y siempre lo lograba. ya cuándo el trayecto era muy muy largo, me aventuraba a mi otro medio de locomoción santiaguina favorita; "la micro" (pero de ella quizás hable en otra ocación, y de las aventuras que en ella he vivido.) desde que se caminar, he hecho gran destreza de éste método, ya que por suerte, nací con un par de piernas fuertes, y bastante resistentes, nunca ha sido problema para mi tener que ir muy lejos a pie, es más, lo disfruto, y en muchas ocaciones mis amigos me dicen "aaaaah" no quiero ir... "es muy lejos", y tengo que ir solo. (debo recalcar que muchas veces es un privilegio tener de compañeros a tres de mis mejores camaradas; Aarón, Carlos, y sobre todo a mi casi-hermano Miguel (de quién quizás hable en otra ocación) en los viajes de "a pata" como se dice aquí.) bien, ya he dicho que para mi es un arte caminar, ahora hablaré de lo que ello significa en mi vida diaria.

En temporada de colegio, siempre camino la distancia (relativamente larga) que hay entre mi casa y el colegio, (¡rayos! éste será el último año...) que hago en media hora de camino (tengo que recalcar eso si, que yo camino a una velocidad (y me jacto de esto) muy rápida) pero hay veces que incluso me demoro 25 minutos, y nadie de mis compañeros cree en mi "hazaña" de todos los días, siendo que para mí, es lo más natural (ora por ahorrarme el dinero de la micro, ora por que me gusta caminar y lo disfruto), pero hay algo que hago con mucha más maña, y que en ocaciones puede traerme, más de alguna concecuencia...

El camino que tengo que hacer para ir a ver a mi polola es casi tan largo como el del colegio, sólo que el de ella es tanto más corto porque se le restan los 800 metros de la última calle que tengo que atravesar para llegar, pero es el mismo trayecto (menos 800 metros), mi odisea la vivo todos los días, a la hora que debo regresar a mi casa (la cuál está ubicada en un sector, más bien preligroso en puente alto.) porque nunca sé que clase de "peligros" me tocará ver en cada oportunidad, ni con que clase de "enemigos" me las tendré que ver... cierto es que camino por las calles (a la hora de mi regreso entre las 12:30 am y las 12:45 am) sin miedo alguno, pero si con cierta emoción del momento, que nutre mi sentido de la aventura. porque cada noche el llegar a mi casa es una aventura. para prevenir de posibles peligros he adquirido unas precauciones que tienen bastante de "método", como ser una cadena que enrrollo en mi mano derecha, y siempre llevo en mi mano izquierda un cigarrillo que nunca prendo. ¿para qué? bien, la cadena es para repeler a posibles asaltantes de media noche, que en esta parte del mundo (lamentablemente) abundan como ratas. Pero mi sentido de la conservación siempre me indica cuándo debo y cuándo no debo ser hostil. el cigarrillo que nunca prendo es para persuadir a posibles asaltantes (ya que me he negado a llevar dinero en este trayecto) la cadena por suerte, nunca he debido usarla (ni quiero hacerlo, mi lema es "lo bueno de tener un "arma" es NO tener que usarla") y lo bueno es que es muy cómoda, no estorba y la puedo usar de "llavero" que puedo llevar a un costado de mi pantalón, si fuera necesario. La técnica de la mayor parte de los asaltantes de medianoche es la misma: "compadrito... ¿tiene una moneda?" (claramente si uno responde que "no" le roban hasta el alma... si dice que "si" es probable que no le hagan nada, pero depende del humor del asaltante) en el acto, me valgo de mi dote de actor y siempre respondo (ya que de ésta técnica, he debido valerme en varias ocaciones) "no "compadrito" voy "seco"....pero mira, tengo un cigarro que podemos "compartir"... pero, no tengo fuego, "¿tenís fuego tú?"... mira que ese cigarro me lo "dió" un amigo, y lo "pensaba prender en mi casa" (esta técnica, si se ejecuta bien, siempre dará buen resultado, ya que es muy importante conservar la calma, demostrarle al sujeto que uno no lleva prisa, o que no quiere alejarse de él a demasiado rápido, no demostrarle temor, hablarle de la misma forma en que él habló, y dejándole claro, que uno no tiene más nada que ofrecer. importante es, que si alguien que lee esto, algún día deba usarla, recuerde las palabras encerradas en "x", ya que éstas son las que le salvarán el bolsillo, la ropa, o en el mejor caso, la vida. si se fijan son mensajes sobliminales que uno entrega al posible asaltante, los cuáles he desarrollado desde hace mucho tiempo, y ahora se puede decir que es una de las mejores técnicas para repeler asaltos.) con el tiempo he desarrollado otras técnicas, pero por ser más riegosas (pero no menos eficientes que la ya citada) no tengo derecho a escribir aquí. en el tiempo que llevo caminando por las calles solitarias de media noche, me han pasado no pocas "anécdotas" (si se me permite el término) pero de las cuáles nunca he salido afectado (más que de algunos sustos que olvido al otro día, ya nunca he querido hacer de mi pasión, una fobia), gracias a mi mañas, mi sentido de la consevación, y mi espíritu aventurero que se nutre noche a noche, con cada caminata nocturna que he de hacer, desde la casa de mi novia, hasta la mía.

**************************************************************
Si alguien quiere hablar más acera de éste tema, que nunca está demás, y quiere que le cuente mis "otras" mañas, puede escribirme un correo a tigerkast@hotmail.com o agregarme a su lista de contactos. la técnica citada es el fruto de largos años que he pasado caminando, llendo y viniendo en las calles, y no son una mera invención para pasar el rato, creo que nunca sobra saber algo más acerca de la calle, de eso pueden estar seguros, porque he hecho de mis piernas, un método, de la calle, una compañera, y de los asaltantes, un obstáculo, pero que puede ser franqueado. he caminado mucho, sé de lo que hablo, y mientras mis piernas me acompañen, pienso seguir haciéndolo. KAST 05.

7 comentarios:

  1. Tu tienes alla arriba alguien que siempre te acompana en tus caminatas, ya sea de dia al colegio o de noche a tu casa, asi que siempre que te sientas "nervioso" mientras caminas recuerda que ahi va el caminando unos pasitos detras de ti.

    ResponderEliminar
  2. Mira Kast cuantas cosas tenemos en común. También soy un fanático de las caminatas. Aún después de subirme a un auto (una de las pasiones de mi vida), no dejé de caminar. Campo, playa, ciudad, de noche o de día. Clásicos eran los regresos de los carretes, dos horas caminando, solo o con los amigos, viendo que pasaba en las calles. Hoy me cuido un poco más, tengo señora, pero ella me acompaña por las noches a dar largas caminatas, mirando casas y barrios, soñando, viendo los jardines y los garages que alguna vez esperamos tener.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta caminar...en la playa o cuando voy de visita a alguna ciudad o lugar. Caminar, es la mejor manera de disfrutar algún sitio que no conoces.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  4. Me gusta caminar...en la playa o cuando voy de visita a alguna ciudad o lugar. Caminar, es la mejor manera de disfrutar algún sitio que no conoces.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  5. Hola Kast, llegué aquí, como siempre, dando bote. Buena técnica la que cuentas, estoy tratando de caminar más pero no alcanzo a hacer todo lo que hago, a mil todo el día.
    Si caminas por mi barrio, pasa por mi casa y nos tomamos un café. La dirección es http://elmundosigueahi.blogspot.com
    Entre sin golpear.

    ResponderEliminar
  6. Conozco por primera vez tu blog, es interesante compartimosla misma pasión caminar me facina, es relajante sobre todo y es un plus si el paisaje es bueno por mi parte me encanta caminar por el Cento Historico (Ciudad de México) me fasina nunca me cansaria de caminar por ahi, saludos

    ResponderEliminar
  7. En lo de las caminatas, no podria decir que tenemos algo en comun... pero me gustarìa poder encontrarle ese arte al caminar... Me gusta caminar, pero todabìa no logro encontrarle ese "algo" wue tiene... Estoy en busca de ello...

    Saludos

    ResponderEliminar